El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.   Madre Teresa de Calcuta (1910-1997)

 

 

 

¿Qué quiero, mi Jesús?

¿Qué quiero, mi Jesús? Quiero quererte,
quiero cuanto hay en mí del todo darte,
sin tener más placer que el de agradarte,
sin tener más temor que el de ofenderte.

Quiero olvidarlo todo y conocerte,
quiero dejarlo todo por buscarte,
quiero perderlo todo por hallarte,
quiero ignorarlo todo por saberte.

Quiero amable Jesús abismarme
en ese dulce hueco de tus heridas,
y en tus divinas llagas abrasarme.

Quiero, en fin, en ti transfigurarme,
Morir a mí para vivir tu vida,
perderme en ti, Jesús, y no encontrarme.


 

(Anónimo)

 

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL MONTE.

 

 Honor y gloria sean a ti, Virgen del Monte

   Patrona de nuestro Municipio de Miengo

   puerta del cielo, Madre del Señor,

   Tú nos has dado a Cristo, nuestra vida

   y a todo el mundo traes salvación.

   Dulce Virgen del Monte, tú eres la senda que nos lleva a Dios.

   A tus manos de Madre, encomendamos todas nuestras vidas,

   y las de aquellos que han pedido que les recordemos ante ti.

   Te rogamos en familia    que nos hagas auténticos seguidores de tu hijo Jesús,

   y buenos hijos tuyos viviendo cada día el Evangelio de la vida.

   Amén.

 

 

                                               Debo ser

Debo ser fuerte sin ser rudo,
Ser amable sin ser débil,
Aprender con orgullo sin arrogancia,
Aprender a ser gentil sin ser suave.
Ser humilde sin ser tímido,
Ser valioso sin ser agresivo,
Ser agradecido sin ser servil,
Meditar sin ser flojo.
Por eso señor te pido....

Dame grandeza para entender,
Capacidad para retener,
Método y Facultad para aprender,
Sutileza para interpretar,
Gracia y abundancia para hablar.
Dame acierto al empezar,
Dirección al progresar
Y perfección al acabar.